Antigüedades

La ciudad suiza de Basilea vuelve a convertirse en punto de encuentro de los más afamados galeristas de arte y antigüedades con motivo de la feria de TEFAF.

Con el título de «Nace una estrella», el otoño pasado anunciamos la aparición de una nueva feria de antigüedades, la TEFAF de Basilea, que nació avalada por el prestigio del TEFAF de Maastricht, una de las muestras que despierta el mayor interés de aficionados, profesionales y museos. Como era de esperar, el TEFAF Basilea supuso entonces un acontecimiento de primer orden en el campo de las antigüedades, por lo que, pasado un año, esta estrella vuelve a iluminar el firmamento de las artes y su historia. La inauguración será el día 26 de este mes y
se podrá visitar hasta el 3 de noviembre. Alrededor de 125 anticuarios de doce países han reservado su espacio para exhibir un conjunto impresionante de obras de arte, que mostrarán desde esculturas arqueológicas hasta obras de arte moderno. La feria se presenta en tres pisos, cada uno de ellos dividido en varias secciones claramente diferenciadas para facilitar una visita selectiva, algo muy de agradecer en ferias de amplios espacios a menudo inabarcables en una sola visita, si ésta se realiza detenidamente. Los visitantes encontrarán en el piso más bajo las antigüedades y los objetos de arte, con una amplia muestra, desde muebles, vidrio y cerámica hasta relojes y estatuaria de jardín, y entre los que podrán verse piezas excepcionales como es el caso de una cómoda del renombrado ebanista Abra-ham Roentgen, de alrededor de 1755. En el siguiente piso se instalarán las pinturas, los dibujos y los grabados. Entre los óleos se encuentra El rapto de Europa del artista italiano Sebastiano Ricci (1659-1734) que será exhibido por Konrad O. Bernheimer de Munich. El cuadro representa una escena mitológica que está expresada con una rica paleta y trazo vigoroso, pues se trata de un trabajo temprano del artista. La planta superior se dedicará a las antigüedades clásicas y las obras de arte egipcias y precolombinas, sección que cuenta con algunos puntos fuertes de la Feria de Basilea, que la confirma como líder en arte clásico y egipcio. Entre las piezas más sobresalientes se puede mencionar un chalkophon fenicio, que es un instrumento musical de bronce del siglo VII-VIII a.C; no está claro cómo se tocaba, pero se piensa que se sostenía con una mano y las cuerdas de metal se pulsaban con ayuda de otro implemento. Es una pieza inusual, pues solamente se conocen otras dos en el mundo. Ésta la ofrece el anticuario de Francfort Antiken-Kabinet en 2.200.000 pesetas. Por otro lado, la sección dedicada a etnografía y arte precolombino se refuerza respecto a la muestra del pasado año con la presencia de galeristas especializados como son Lin & Emile Deletaille que llegarán de Bruselas, la Galerie Mermoz de París y la Galerie Alt-Amerika de Stuttgart (Alemania), todas ellas de reconocido prestigio. Éste es un apartado que, dentro de las antigüedades, tiene cada día más seguidores y entendidos. Los afortunados que puedan visitar esta feria tendrán oportunidad, pues, de participar de una muestra que en una sola edición ha sabido granjearse la confianza de los más exigentes profesionales y aficionados de las antigüedades.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario