Decoracion con estilo

En pleno centro de Madrid, en la calle de Hortaleza, se encuentra un palacete del siglo XVIII rodeado de un espectacular jardín. Uno de los dúplex que acogen las dos últimas plantas la ocupa esta vivienda, habitada por un profesional de la industria cinematográfica, quien desde niño vivió envuelto entre rollos de películas, factor que influyó notablemente en la decoración. Las estancias están marcadas por un estilo divertido, exento de convencionalismos, con un fuerte colorido y mobiliario de diseño. Se trata de espacios amplios dispuestos a acoger a los numerosos invitados que acuden a las animadas fiestas que organiza el propietario. Cada uno de los ambientes está determinado por la propia estructura del palacete, de techos altos y amplios ventanales, y unificados por la tarima de caoba del suelo. El toque cinefilo está presente en cada rincón y dominado por una magnífica colección de
carteles franceses, pintados a mano, de las décadas de los treinta a los cincuenta. La vivienda se distribuye en dos alturas: en la planta inferior se suceden el recibidor, salón, sala de billar, cocina, aseo y el dormitorio principal con su cuarto de baño; y la planta superior se destinó a otros tres dormitorios con sus respectivos cuartos de baño. El recibidor, en el que destaca una vidriera emplomada del siglo XVIII, se comunica, a la izquierda, con la sala de billar y, de frente, con el distribuidor que conduce, a su vez, al salón, la cocina, el aseo y al pasillo que finaliza en el dormitorio principal y en la escalera que lleva a la planta superior. El salón es muy luminoso gracias a un amplio ventanal en forma de arco y con vistas al jardín. Junto a éste se creó un rincón de lectura con una chai-se longue de La Continental y un mueble-bar y una librería de cerezo de La Oca. Frente a este ambiente y en el paso a la sala de billar se dispuso
el comedor de diario, con una mesa y sillería de cerezo, también de La Continental. Una chimenea de piedra del XVIII preside la zona de estar, decorada con dos sofás tapizados en azul marino en torno a una mesa de centro de mármol travertino y cristal. La sala de billar refleja la segunda gran afición del habitante de esta vivienda. La protagonista de la estancia es una mesa de billar americano, reproducción de un modelo antiguo realizada por Billares Vital, que cuando hay invitados se cubre con dos tableros de madera y hace las funciones de mesa de comedor. Pero es también aquí donde se exhibe la mayor parte de la colección de carteles cinematográficos franceses. El dormitorio principal, con una cama tapizada en verde y vestida con una colcha de Ralph Lauren, mantiene la misma tónica decorativa, basada en mobiliario y complementos de diseño. El cuarto de baño contiguo está dominado por la gama de los grises de las baldosas que recorren el suelo y las paredes. Finalmente, en la decoración de la cocina primaron criterios de funcionalidad. Está revestida con azulejos blancos de diseño antiguo y el mobiliario de madera, también en blanco, combina con la encimera de granito.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario