Decoracion del hall de entrada

Hall de entrada

Hierro y madera:
Para una recepción angosta, lo más adecuado es colocar una mesada chica con ménsulas que ocupe muy poco espacio. El toque romántico lo dan los apliques con luz de vela.
Un clásico agiornado:
El mueble de estilo muy definido y cargado se contrarrestó con paredes pintadas en color suave, y techos y pisos blancos.
Detalles que no pueden faltar:
Los espejos son un elemento casi imprescindible para decorar un hall: antes de salir o al entrar, a todos nos gusta mirarnos en ellos. Además, ayudan a agrandar visualmente el lugar, que suele ser pequeño.
Plantas, flores o cualquier elemento de la naturaleza le aporta a este pequeño ambiente un toque de vida que lo refresca.
La iluminación es un factor fundamental. Lo ideal es elegir un tipo de luz que no encandile -más bien intimista- que permita cortar con el exterior y nos prepare para entrar al hogar con más calma.
Muebles reciclados:
Una vieja cómoda de pinotea lavada sirve como mesa de recepción y, a la vez, como lugar de guardado.
Transparencias:
Los ventanales que escoltan la puerta principal tienen visillos de algodón, un género liviano que le aporta al hall una luz muy especial.

Etiquetas:

Deja un comentario