Madera para pisos

Las maderas duras, como las de incienso, lapacho y virará, y las blandas, como la pinotea, son algunas de las más utilizadas para pisos de madera. Cuando los ambientes son muy refinados la balanza se inclina por los robles (el de eslovenia o el americano), y en espacios con aires minimalistas o una decoración muy actual, gana la madera clara de guatambú.
Más allá de los gustos, lo cierto es que las maderas de buena calidad garantizan la ausencia de defectos, tales como nudos, vetas, hebras rasgadas y rayas.

Entablonados o tarugados: se arman a partir de tablas de 1,20 m de largo, aproximadamente, que se colocan en forma paralela pero irregular. Pueden ir entarugados o directamente clavados. Los que más éxito tienen son los de madera de fresno, incienso, guatambú, roble, cerezo y pino.
En tiras: se trata de tiras de madera de aproximadamente 3 ó 4 m, que se colocan una al lado de la otra en forma paralela y, por lo general, de pared a pared. La madera más usada en esta forma es la pinotea.
Parquet: es un piso de madera formado por tablas cortadas que se colocan formando diversos dibujos (como espina de pescado, bastón roto, tablero o damero). Los parquets más usados son de roble, eucalipto, virará, grapia, lapacho o guatambú.
Adoquín de madera: aunque antiguamente se lo utilizaba para pavimentos, en la actualidad ganó notoriedad gracias a su original diseño en forma de cubos. Se coloca con mortero de cemento en forma octogonal o radial y debe ser de maderas duras, como el algarrobo o el lapacho.

Etiquetas:

Deja un comentario