Elegir los motivos decorativos para el hogar

ambiance fleurs mauves 023

Elección de los motivos:
Una vez decidido qué ambiente se quiere crear y elegidos los colores en compañía de los cuales se quiere vivir, se pasa a la elección de los motivos.
Los papeles modernos son increiblemente variados, y, lo que es más, muchos de ellos han sido concebidos para ser combinados entre sí. Por ejemplo, se puede adquirir un papel cuyos motivos pueden enlazarse con dos o tres motivos diferentes de tamaño más pequeño, así como emplear un color liso y una pintura que se halle dentro de las mismas tonalidades.
El arte consiste en emplear el papel principal sobre tres o cuatro paredes y los motivos más reducidos en el interior de una hornacina, en el lienzo de pared correspondiente a la chimenea o en la pieza continua. O viceversa. Finalmente, existen frisos y ribetes que se pueden asociar con la pintura, el papel o unas cortinas haciendo juego.
En los grandes almacenes de papel y revestimientos decorativos se hallarán motivos muy diferentes a millares. Pero son muchos los que no saben imaginárselos en su propio interior. Ciertos catálogos presentan maquetas en color de piezas empapeladas que ayudan mucho a elegir el motivo en cuestión. No obstante, es preferible llevarse una muestra del papel o tela a casa y asegurarse sobre el terreno. Es fácil equivocarse, incluso estando muy seguro de recordar un color concreto.
Los pequeños motivos son muy populares, ya que son una especie de comodín, fácilmente coordinables con otros elementos decorativos. Sin embargo, un motivo vistoso de gran tamaño, puede realzar admirablemente una estancia sin necesidad de acudir a otros objetos decorativos o a decoraciones murales. Si uno se siente atraído por un motivo con un carácter muy marcado se procurará presentar un rollo sobre la pared durante un cierto tiempo. A veces cuanto más carácter tiene el motivo más se confunde con el fondo.
Los grandes motivos pueden emplearse indistintamente sobre grandes o pequeñas superficies.
Los motivos pequeños empleados sobre las cuatro paredes y el techo de una sala poco dilatada crean un efecto cómodo. Repartidos por toda la casa y haciendo juego con el color de cada habitación darán un gran equilibrio a todo el conjunto. Pero se debe procurar no inundar una estancia. Es mejor optar por una composición de motivos ligeramente diferentes.
Los mejores fabricantes de papel y de tejidos para pared producen colecciones que combinan bien entre sí hasta el punto de que, por lo menos una docena de motivos diferentes, pueden asociarse sin que el efecto resulte abrumador.
Este principio de coordinación concerniente a las telas de decoración, papeles y azulejos, puede aplicarse igualmente a las pantallas, alfombras y cortinas. El secreto consiste en no usar más de uno o dos colores en la combinación de los motivos o bien servirse siempre del mismo motivo utilizado dentro de una gama extensa de colores.

Etiquetas:

Deja un comentario