Archivo de la categoría ‘Chimeneas para decorar’

Chimeneas para decorar

Chimenas para decorar

La chimenea se ubica entre dos de los balcones practicables que dan paso a la galería, de modo que la zona de tertulia, al mismo tiempo que es íntima y cálida, resulta alegre y luminosa, puesto que goza de vistas sobre el jardín.

Chimenea esmaltada

Esmaltada:
Un modelo más elaborado en hierro fundido: el esmalte de la superficie es color azul ultramar y contrasta con los tiradores en tono marrón oscuro. El calor es por alimentación a leña.

Chimenea de estilo ingles

Mármol:
De estilo inglés es esta chimenea con embocaduras en mármol travertino romano. Tiene como característica la ceguera cerrada. Sin adornos y de estructura volada, es apta para poner accesorios en su parte superior.

Fuego de una estufa en el hogar

EL FUEGO DEL HOGAR, SÍMBOLO DE UNA VIDA LABORIOSA Y TRANQUILA:

Centro de la vida hogareña en todas las culturas, y en especial en los pueblos de regiones frías, el fuego encendido simboliza alimento, protección, seguridad. Esta reminiscencia se mantiene viva sobre todo en
países como Alemania y Austria,
donde nacieron muchas de las tradiciones que inspiran esta decoración navideña. Este espacio sugiere la presencia de una casa espaciosa, llena de risas y de calor. Arquitectura rústica de madera y ladrillos apenas protegidos por un leve revoque pintado. El pino natural de los cielorrasos y de la parte superior del hogar da aun más calidez al ambiente. Los muebles, también del mismo pino rústico, siguen las formas tradicionales de la Selva Negra. En el brillo de los utensilios de cobre bien pulido se reflejan todas las luces brindando una particular luminosidad al conjunto, luminosidad que invita al festejo, a la alegría tranquila de una velada junto al hogar.

Dormitorio con chimenea

En el cuarto principal se destacan la chimenea en esquina y los géneros floreados para las cortinas y el acolchado. Los pisos -al igual que en el resto de la casa- son calcáreos.

Las chimeneas

Las chimeneas
También las chimeneas pueden alimentar todo el sistema de calefacción de una vivienda siempre y cuando estén equipadas con una o varias turbinas que aceleren el proceso de calentamiento y con un recuperador de calor que lo distribuya por las distintas habitaciones. Esta distribución puede ser por aire caliente o mediante el tradicional circuito de radiadores por los que pasa agua también caliente. Aunque su radio de acción se limite a una sola habitación, es posible aprovechar mejor el calor que produce y ahorrar hasta dos tercios en el consumo de leña si se encierra el fuego en un cásete o en un hogar encastrable. Tanto el primero, que puede instalarse en una chimenea ya construida, como el segundo, que ofrece un mayor grado de aprovechamiento del calor (hasta el 50%), permiten disfrutar de las llamas sin que salten las chispas, evitan los humos y la suciedad de las cenizas, y funcionan con una sola carga de leña durante ocho horas. Pero no sólo de leña viven estos aparatos, ya que con idéntica forma y estética se comercializan otros que se alimentan con gas.

Estufas para decorar

7. Estufa Ingrid fabricada por Edilkamin en acero. Puede calentar un volumen de hasta 120 m3 con un consumo de leña de 2,5 k/h; 1423 €.
8. Hergóm produce la estufa C.3/70-Econ un doble sistema de convección que aumenta su rendimiento. Tiene una potencia calorífica de 10.900 kcal/h y mide 78×61 x 92 cm. Su precio, 1294 €.
9. Estufa convectora Menuda de Traforart. Es de acero, mide 50×45,5×92 cm y cuesta 588 €.
10. Producida por Jotul, la estufa modelo 1 cuenta con una puerta que puede escamotearse debajo del hogar convirtiéndolo en una chimenea abierta; 1033 €.
11. Vapormatra distribuye la estufa Groba, fabricada por la firma canadiense Enviro Fire; 282 €.
12. La estufa 118, uno de los modelos clásicos de Jotul, dispone de doble cámara de combustión y está decorada con relieves; 1033 €.

Estufa, linea de fuego

1. Estufa 500 G de Dovre con convector, doble combustión y cuatro conexiones para la salida de humos; 895 €.

2. Modelo Franklin 90 de Hergóm con grandes puertas de cristal y una potencia de 10.000 kcal/h; 993 €.

3. De la firma Andersen, distribuida por Alixena, modelo Scon marco de esteatita, una piedra que mejora la distribución del calor; 1670 €. y sin marco, 998 €.

4. El modelo 4 de Sean combina las funciones de estufa y cocina; 1539 €.
5. También de Sean, la estufa convectora 9 H Rincón está revestida con cerámica vitrificada; 2273 €.
6. El modelo Obernai de Supra dispone de termostato, puede quemar leños de 58 cm de largo y calienta hasta 250 m1; 1098 €. (Precios aprox.)

Juego de utensilios para la estufa

Leñera de rejilla en hierro oxidado; 98 €. en Huerta de San Vicente.
Del mismo material, estos morillos, con base de pletina y columnas rematadas en pina, proceden de El Claustro.
Juego de utensilios de hierro, compuesto por pala, pinzas, escobilla y atizador; 170 €. en Grupo 13. Estos originales morillos, con una extraña forma entre camello y jirafa, se pueden encontrar en La Compañía de la China y en La Compañía de la India; 119 €. Cubo de zinc remachado, de Becara; 136 €. el juego de tres. Distribuido por las Iam, este revistero de piel sirve también como decorativo leñero; 162 €.

Chimeneas para decorar y calefaccionar el hogar

Línea de fuego
Desde las clásicas estufas cañón, con el cuerpo totalmente cerrado y forma cilindrica, hasta las denominadas estufas-hogar, con puertas que permiten la contemplación del fuego y que, en mayor o menor grado, se inspiran en la chimenea Franklin, diseñada por el político norteamericano en 1740, la oferta que se puede encontrar en el mercado es amplia y diversa. Además del gusto personal, a la hora de adquirir un modelo de estufa hay que valorar la
habitación donde se colocará: el aislamiento térmico existente y el volumen de la estancia determinado en metros cúbicos indicarán cuál es la potencia más adecuada para conseguir caldear toda la estancia. A título orientativo, se puede establecer que con una potencia de 4 kw se calienta un volumen entre 60 y 80 m’ y con 6 kw se caldean de 120 a 150 m:!. La forma de transmisión de ese calor suele ser por radiación en las estufas antiguas, y por radiación y convección en los modelos más modernos. La diferencia principal entre estas dos emisiones está en que la radiación tiene un alcance muy limitado y el calor sólo llega a la zona próxima a la estufa -se recomienda situarla en el centro de la habitación para que los rayos calóricos no se interrumpan al chocar con las paredes y los objetos-, mientras que la convección, que ofrece mejores resultados térmicos, calienta el aire frío que se introduce por la parte baja de la estufa, empujando al caliente que sale al exterior caldeando el ambiente, y así sucesivamente.
En cuanto a los materiales utilizados en la fabricación de estufas de leña, el hierro fundido y el acero son los más habituales por su resistencia y buena conducción del calor. Los modelos de hierro, muy apreciados desde antaño, suelen calentar por radiación y soportan perfectamente las dilataciones provocadas por el calor. Al encenderlas, hay que tener presente que el calentamiento debe de ser lento y progresivo porque los choques térmicos pueden producir fisuras muy difíciles de arreglar. Por el contrario, el acero, al ser más elástico, absorbe mejor los cambios bruscos de temperatura, pero no puede trabajarse con la profusión de ornamentos decorativos que caracterizan a los clásicos modelos de hierro. La mayoría de las estufas de acero incorporan dispositivos de convección y, por tanto, pueden situarse en cualquier parte de la estancia sin malograr ni un ápice de su rendimiento. Además, algunas de ellas están equipadas con un ventilador que aumenta la potencia calorífica por convección, a la vez que acelera el movimiento del aire dentro de la habitación, aunque en algunos casos su funcionamiento puede ser algo ruidoso. Tanto los modelos realizados en hierro como en acero pueden disponer de un sistema de doble combustión que eleva considerablemente el rendimiento térmico y logra una mejor combustión de los gases, destruyendo buena parte de sus sustancias contaminantes antes de que salgan a la atmósfera. Por otra parte, resulta muy interesante que incorporen un dispositivo de estrangulación del tiro que permita abrirlo o cerrarlo a voluntad para obtener una combustión más rápida o más lenta de la leña. También será muy práctico de cara a la limpieza de la estufa que tengan un cajón re-cogccenizas que cierre herméticamente y que sea fácil de extraer, transportar y vaciar. Además, una estufa, que hasta hace unos pocos años sólo podía caldear una habitación, puede hoy formar parte de un sistema de calefacción para varias estancias, siempre teniendo en cuenta que la potencia de la estufa tendrá que ser mayor y que será necesario que su funcionamiento sea lo suficientemente continuado.