Entradas con la etiqueta ‘decoracion de interiores’

Diseño interior del hogar

Diseño interior del hogar

En lo que respecta a la distribución interior, las zonas comunes y de recibo se disponen en la planta superior, que cuenta además con un acceso independiente, y los dormitorios, el estudio y el cuarto de baño están en la planta baja y se abren directamente al campo. El acceso independiente de la planta superior se compone de una escalera exterior, adosada a la fachada norte, compuesta de treinta y tres peldaños.
Las estancias están decoradas muy austeramente, con los muebles precisos y con mucho espacio libre. Esto potencia todavía más la importancia del paisaje, que queda enmarcado por un sinfín de aberturas especialmente dispuestas desde casi todos los ángulos del interior. Incluso en la cocina, los fregaderos se han colocado de tal modo que la persona que trabaja en ellos goze al mismo tiempo de las vistas a través de la terraza.
El comedor está dispuesto en un cuerpo central que separa la cocina del salón, aunque a través de los pasillos y de la terraza, prácticamente todas las habitaciones se comunican visualmente.
Dentro del cuerpo central hay un bloque cuyo planteamiento es diferente al del resto de la casa. Está com-patimentado a base de muretes a media altura, que separan los distintos ambientes. Dentro de este espacio, cuyas divisiones lo hacen aparecer como si se tratase de otra pequeña casa diseñada dentro del contexto de la grande, se incluye una zona de estar con chimenea, un cuarto de baño y un pequeño trastero. También en lo que respecta al tratamiento de las paredes este bloque se distingue del resto de la casa ya que, asi como en todos los otros ambientes estas están estucadas en color gris combinado con grandes superficies revestidas de madera, aquí está estucado en rosa fuerte. El contraste entre los dos tonos de color, aunque impactante, es sumamente acertado y armónico.

Decoracion con muebles de la sala

En vez de voluminosos muebles se han elegido sencillos módulos que se adaptan a las diversas necesidades. En el salón, destaca esta estantería con estructura metálica y baldas de madera que soluciona a la perfección la colocación de los discos.

Librerias madera

Úbeda y Rico presenta esta decorativa librería de un cuerpo, terminada con acabado pulimentado en color miel glasse.
Medidas: 110x210x42 cm.

Recibidores

La primera impresión que se recibe al entrar a una casa es importante, pues refleja la forma de vida de sus moradores y es la tarjeta de presentación de la vivienda. El recibidor que nos ocupa es algo mayor de lo habitual; pertenece a un chalé adosado, que cuenta, además, con porche de entrada y un pequeño jardín. Asimismo, hace las veces de distribuidor entre el salón y el office, a la vez que da paso a la planta superior donde se encuentran los dormitorios, y al sótano, donde se ubica el garaje. Hemos pensado en cuatro fórmulas para su remodelación: dos de ellas, sin realizar ningún tipo de obra; y las otras dos, con diferentes niveles de obra, dependiendo del presupuesto.

Decoracion con estilo

En pleno centro de Madrid, en la calle de Hortaleza, se encuentra un palacete del siglo XVIII rodeado de un espectacular jardín. Uno de los dúplex que acogen las dos últimas plantas la ocupa esta vivienda, habitada por un profesional de la industria cinematográfica, quien desde niño vivió envuelto entre rollos de películas, factor que influyó notablemente en la decoración. Las estancias están marcadas por un estilo divertido, exento de convencionalismos, con un fuerte colorido y mobiliario de diseño. Se trata de espacios amplios dispuestos a acoger a los numerosos invitados que acuden a las animadas fiestas que organiza el propietario. Cada uno de los ambientes está determinado por la propia estructura del palacete, de techos altos y amplios ventanales, y unificados por la tarima de caoba del suelo. El toque cinefilo está presente en cada rincón y dominado por una magnífica colección de
carteles franceses, pintados a mano, de las décadas de los treinta a los cincuenta. La vivienda se distribuye en dos alturas: en la planta inferior se suceden el recibidor, salón, sala de billar, cocina, aseo y el dormitorio principal con su cuarto de baño; y la planta superior se destinó a otros tres dormitorios con sus respectivos cuartos de baño. El recibidor, en el que destaca una vidriera emplomada del siglo XVIII, se comunica, a la izquierda, con la sala de billar y, de frente, con el distribuidor que conduce, a su vez, al salón, la cocina, el aseo y al pasillo que finaliza en el dormitorio principal y en la escalera que lleva a la planta superior. El salón es muy luminoso gracias a un amplio ventanal en forma de arco y con vistas al jardín. Junto a éste se creó un rincón de lectura con una chai-se longue de La Continental y un mueble-bar y una librería de cerezo de La Oca. Frente a este ambiente y en el paso a la sala de billar se dispuso
el comedor de diario, con una mesa y sillería de cerezo, también de La Continental. Una chimenea de piedra del XVIII preside la zona de estar, decorada con dos sofás tapizados en azul marino en torno a una mesa de centro de mármol travertino y cristal. La sala de billar refleja la segunda gran afición del habitante de esta vivienda. La protagonista de la estancia es una mesa de billar americano, reproducción de un modelo antiguo realizada por Billares Vital, que cuando hay invitados se cubre con dos tableros de madera y hace las funciones de mesa de comedor. Pero es también aquí donde se exhibe la mayor parte de la colección de carteles cinematográficos franceses. El dormitorio principal, con una cama tapizada en verde y vestida con una colcha de Ralph Lauren, mantiene la misma tónica decorativa, basada en mobiliario y complementos de diseño. El cuarto de baño contiguo está dominado por la gama de los grises de las baldosas que recorren el suelo y las paredes. Finalmente, en la decoración de la cocina primaron criterios de funcionalidad. Está revestida con azulejos blancos de diseño antiguo y el mobiliario de madera, también en blanco, combina con la encimera de granito.

Decoracion de interiores en apartamento

Muy cerca de la costa murciana, se divisa esta magnífica vivienda unifamiliar, concebida con sumo cuidado por el arquitecto Jesús Carballal. El entorno no puede ser más idóneo: próxima a la ciudad, se halla, sin embargo,
lo suficientemente aislada y recogida por una vaguada de pinos, que a su vez da paso al mar. Se encuentra enclavada en una parcela con una ligera inclinación, lo que permitió distribuir la vivienda en dos plantas, y situar la piscina en la parte más baja de ésta. El acceso principal se realiza desde un lateral, que recibe al visitante con una imponente torre. Definida por el arquitecto como una «señal-faro», este cuerpo aislado, principio y fin de todos los recorridos del interior, está construido con la piedra obtenida de la misma excavación, que tiene la cualidad de cambiar de color al ser sensible a la luz del sol. Ya en el interior de la torre, se asoma la barandilla del rellano de una escalera, que aún no se ve, y que permite el paso de la luz desde lo alto. Traspasado el umbral, surge un muro de mármol travertino, atravesado horizontalmente por listones de madera, que organiza la ubicación de todas las estancias de la primera planta y las divide en dos alas: en la derecha se encuentra la zona noble y, en la izquierda, la cocina y el área de servicios. Siguiendo su recorrido que concluye en el lado opuesto de la entrada, junto a la chimenea del salón,
el primer elemento que introduce es la escalera que lleva a los dormitorios del piso superior y al estudio-observatorio que se encuentra en lo alto de la torre. Unos metros más adelante, se abre hacia la derecha la estancia principal de grandes dimensiones, que acoge el salón y el comedor.
El arquitecto quiso dejar plasmado en esta zona el concepto de «casa de cristal», ya que está abierta al exterior a través de grandes ventanales y puertas correderas de cristal. La zona de estar se dispuso frente a una chimenea de piedra vista y embocadura de mármol negro, que marca precisamente el fin del muro de mármol travertino que pro tagoniza el ambiente. Su de coración está basada en un mobiliario de diseño de líneas rectas y puras: una pareja de butacas LC3, concebidas por Le Corbusier para Cassina, que acompañan a un origina sofá que combina en su estructura madera de caoba y de wengué, y una mesa de centro, con patas de yew -una preciada raíz de madera africana-, ambas piezas diseñadas por el arquitecto. En el ángulo opuesto de la estancia, se encuentra el comedor, presidido por la mesa Sereni-ssimo, diseñada por Lella y Massimo Vignelli para Acer-bis, y rodeada por sillas con asiento y respaldo tapizados en loneta blanca, todo procedente de Bastida Muebles. Por su parte, el ala izquierda se encuentra oculta tras el muro de mármol travertino, en donde se situó la cocina, de generosas dimensiones y per-
fectamente equipada, que evidencia a todas luces que el propietario de la casa es cocinero profesional. El área de servicio doméstico cuenta con lavandería y entrada independiente a la vivienda. Gracias a la configuración de la planta baja, que no ocupa todo el ancho de la parcela, se creó una amplia zona exterior, con una cubierta de madera de iroco tratada sostenida sobre grandes pilares de hormigón visto, a modo de «marquesina descolgada». Un cuidado jardín con palmeras, la vaguada de pinos y el mar al fondo son el excepcional contorno que rodea esta singular terraza «balconada». Desde aquí parte una escalera con barandilla de acero inoxidable que baja a la piscina, situada en un nivel inferior debido a imperativos del terreno, y bordeada de tarima de madera de teca. En la planta superior se encuentran siete dormitorios con sus respectivos cuartos de baño. La mayoría de ellos están orientados hacia el noreste, de forma que desde la cama se puede contemplar el mar. Las estancias están decoradas con muebles de diseño y magníficas piezas, creadas por Jesús Carballal, como los cabeceros de las camas, realizados en nogal americano. El pasillo de acceso a las habitaciones termina en una puerta de la que parte una escalera que desemboca en la terraza de la planta baja, muy cerca de otra escalera que comunica con la piscina. La escalera principal, que parte de la entrada, no se detiene en el piso superior, sino que continúa a lo más alto de la torre, lugar privilegiado que se destinó a estudio-observatorio. Desde aquí, un ventanal recorre todo el perímetro del observatorio, desde donde se divisa! el exterior como dentro de una! «burbuja de piedra».

Decoracion interior

Dos terrazas convierten a esta vivienda, situada en el ático de un edificio madrileño, en un auténtico paraíso en la ciudad. Proyectada por el arquitecto José Luis Solans, la decoración interior hace gala de la fuerte personalidad que ha imprimido a todas las estancias el artista Iñigo Güell.

El arquitecto José Luis Solans se encargó del proyecto de unificación de estos dos áticos madrileños. En principio, eran dos casas independientes e idénticas que contaban, cada una, con 140 m2; gracias a una sencilla reforma, en la que se eliminó el tabique que separaba los salones, pasó a ser una sola vivienda. En la distribución actual se suceden el recibi-
dor, un salón, el comedor, una sala de estar, dos cocinas, un dormitorio con su vestidor, cuatro cuartos de baño, un despacho y un solo pasillo, ya que el otro se incorporó a la sala de estar, el dormitorio y el vestidor. La decoración interior se llevó a cabo bajo el asesoramiento del artista íñigo Güell; su intervención queda plasmada en unos ambientes elegantes, en los que se advierten cierto aire minimalista y un toque de sobriedad. Están dominados por los tonos cálidos, como el beige o el marfil, que se rompen visualmente por la presencia de colores agresivos como el rojo y el negro. Un factor determinante en cada una de las estancias es su gran luminosidad, proporcionada por amplios ventanales y las puertas acristaladas que se abren a las dos espléndidas terrazas que tiene la casa. El salón y el comedor se situaron en un amplio espacio con forma rectangular que está flanqueado por las dos terrazas, y que se comunica a su vez, gracias a un vano, con la sala de estar. El salón está compuesto por un único ambiente formado por un sofá tapizado en tono marfil, procedente de Casa & Jardín al igual que una pareja de butacas, una silla oriental de cuero rojo de Grupo 13 y una mesa de centro de hierro y cristal de Becara, que descansan sobre una alfombra americana de principios de siglo adquirida en Rica Basagoiti. Al lado del sofá, sobre el que cuelga una magnífica obra de Bonifacio, se colocó una escultura africana antigua. Un banco rústico y un óleo de Sebastian Nicolau completan la decoración. En la zona de paso al comedor, se creó un rincón de lectura, con dos bibliotecas de madera diseñadas por íñigo Güell y una butaca de cuero rojo iluminada por una lámpara de pie, ambas de Casa & Jardín. En el ala opuesta al salón, abierta a la otra terraza, se dispuso el comedor, cuya decoración, poco convencional, está determinada por una chimenea de hierro forjado pintado en negro, diseño de José Luis Solans, flanqueada por dos librerías de obra. Frente a ésta se situó una mesa de caoba rubia de Grupo 13, acompañada de una sillería art déco de madera de raíz con asiento tapizado con una tela de rayas, también de Grupo 13, a juego con los estores. La estancia donde más tiempo pasan los habitantes de esta vivienda es la que se destinó a sala de estar, que se encuentra a continuación del salón y que se comunica con
el pasillo que conduce al despacho y, a través de dos peldaños, al distribuidor que enlaza con una de las cocinas, dos cuartos de baño y el dormitorio. En la sala llama la atención del visitante un monitor de televisión colgado del techo que se proyecta en una pantalla colocada en una librería de obra. En torno a éste se dispusieron un sofá de terciopelo beige de Grupo 13, de donde procede igualmente la mesa de centro de madera y dos butacas de terciopelo negro, diseño del arquitecto. Junto al vano que se abre al salón, un escritorio chino antiguo de madera de ciprés y una silla oriental de Grupo 13 centran el rincón de trabajo. Toda la zona noble de la casa se encuentra visualmente unificada por la tarima de pino melis del suelo y el tono vainilla que se utilizó para pintar las paredes.

Decoracion de interiores

Sobre una inmensa parcela en una urbanización cercana a Madrid y en medio de un entramado de encinas, se dibujan claramente las líneas de esta vivienda proyectada por Juan Antonio Coderch. Este afamado arquitecto catalán, representante del estilo racionalista, consiguió que esta casa de finales de los sesenta se adaptara perfectamente al terreno a partir de ágiles movimientos y desniveles. Para ello, levantó dos plantas con un patio Interior, respetando al máximo las encinas e integrando la naturaleza a través de amplios ventanales. Ecléctica y contemporánea, ha soportado perfectamente el paso de los años y sólo el color de sus fachadas se ha modificado recientemente de blanco a albero. Su decoración actual se debe a los designios y gusto de la propietaria, que ha contado con el asesoramiento de Rosa Bernal a la hora de elegir las telas.

El acceso a la vivienda se realiza por el jardín, donde se encuentra el garaje y una pequeña explanada pavimentada. La puerta principal se abre a un recibidor, que comunica con la cocina y con un distribuidor. Éste está bañado por la luz que penetra de un patio interior, al que se accede a través del comedor colindante y que actúa como epicentro de la casa. Sus paredes se estucaron con polvo de mármol en un cálido color terracota, en consonancia con el mobiliario elegido: en la zona de estar, un banco y un sofá de madera de teca, de Teklassic, y una silla de hierro con figuras de animales, de Becara, cobijados por una sombrilla de loneta, también de Tecklassic; en la zona de comedor, dos mesas camilla vestidas con manteles de Geneviéve Lethu y sillas de madera, de Becara. Por su parte, el comedor está decorado con una mesa y sillería de madera policromada, que descansan sobre una alfombra persa. Desde el distribuidor, un pasillo conduce a los dormitorios y a una escalera que desemboca en el piso superior, donde se encuentran la biblioteca y un dormitorio de invitados con cuarto de baño. En el otro lado del distribuidor, una puerta de dos hojas con tiradores de bronce, realizados por el artista José Onieva -quien diseñó para la casa diferentes modelos-, da paso al salón, que cuenta con dos ambientes y salida al porche. La zona de estar se dispuso en torno a la chimenea, sobre la que destaca un óleo de Lizcano de tema costumbrista. La mesa de centro es un pie en tijereta de pino y correas de cuero, perteneciente a una cama de campaña, a la que se le añadió un cristal. Está rodeada de dos sillones y dos sofás, tapizados en algodón con espiguilla de color vainilla y salpicados de almohadones de seda en tonos teja, gris y ocre. Estas mismas tonalidades se repiten en la zona de tertulia, presidida por un óleo de gran forma to y un sofá tapizado con una seda inglesa en color teja. Las mesas de centro fueron pintadas y estucadas por Estanis Aguilar y, a los lados, se situaron dos mesas camilla vestidas con pañoletas bordadas. Junto a la puerta acristalada que se abre al porche, una mesa isabelina de caoba, sobre la que descansa una escultura de cristal, obra de Béjar, delimita ambas zonas. Como telón de fondo se colgó un magnífico tapiz de tema mitológico, del siglo XVII.

Decoracion con vidrio

En la onda del vidrio
De la colaboración de Ron Arad con la empresa Fiam, dedicada al vidrio, ha nacido la colección Cler. Se trata de un programa de contenedores que se pueden personalizar con nueve tipos de accesorios que se colocan entre las ondas de vidrio de los laterales, lo que hace de este mueble un elemento versátil adaptable a cualquier situación. Arad se muestra menos agresivo que de costumbre, aunque no traiciona su natural terror a las convenciones.

Mural de bellas artes para la decoracion de interiores

SALVAR EL MURO
Formada en el mundo de las bellas artes y afincada en Barcelona, la artista Penélope Chilvers se ha especializado en pintura mural para la decoración de interiores. Las técnicas en las que trabaja incluyen el acrílico, el collage. el empleo de pan de oro y los diseños de estarcido a partir de plantillas que ella misma crea y utiliza de forma aislada o dibujando grecas. Amante de pintar superficies, ha aplicado también sus colores y motivos sobre otro tipo de materiales, como tejidos, alfombras y cortinas, que una vez que han pasado por sus manos se convierten en piezas únicas. Además de diseños propios, realiza trabajos por encargo, en los que coordina temas y tonalidades a gusto del cliente.