Entradas con la etiqueta ‘decoracion interiores’

Decoracion

No se olvide de…
• Debajo de cada hueco de ventana se debe instalar un elemento de calefacción, pues así se compensan las filtraciones de aire que puedan haber a través de las ventanas.
• Organizar el inicio de la obra en el momento oportuno, pensando que la calefacción de la casa quedará anulada unos días.
• Preparar de antemano los materiales que se van a utilizar.
• La reforma sin obra (colocación de molduras, entelado, empapelado y pintura) no deberá de sobrepasar los quince días.
• Si se opta por abrir los huecos de las ventanas, la obra durará un mes. Y, finalmente, si se realiza el aseo, se tardará alrededor de un mes y medio.

Estufas para decorar

7. Estufa Ingrid fabricada por Edilkamin en acero. Puede calentar un volumen de hasta 120 m3 con un consumo de leña de 2,5 k/h; 1423 €.
8. Hergóm produce la estufa C.3/70-Econ un doble sistema de convección que aumenta su rendimiento. Tiene una potencia calorífica de 10.900 kcal/h y mide 78×61 x 92 cm. Su precio, 1294 €.
9. Estufa convectora Menuda de Traforart. Es de acero, mide 50×45,5×92 cm y cuesta 588 €.
10. Producida por Jotul, la estufa modelo 1 cuenta con una puerta que puede escamotearse debajo del hogar convirtiéndolo en una chimenea abierta; 1033 €.
11. Vapormatra distribuye la estufa Groba, fabricada por la firma canadiense Enviro Fire; 282 €.
12. La estufa 118, uno de los modelos clásicos de Jotul, dispone de doble cámara de combustión y está decorada con relieves; 1033 €.

Decoracion con estilo

En pleno centro de Madrid, en la calle de Hortaleza, se encuentra un palacete del siglo XVIII rodeado de un espectacular jardín. Uno de los dúplex que acogen las dos últimas plantas la ocupa esta vivienda, habitada por un profesional de la industria cinematográfica, quien desde niño vivió envuelto entre rollos de películas, factor que influyó notablemente en la decoración. Las estancias están marcadas por un estilo divertido, exento de convencionalismos, con un fuerte colorido y mobiliario de diseño. Se trata de espacios amplios dispuestos a acoger a los numerosos invitados que acuden a las animadas fiestas que organiza el propietario. Cada uno de los ambientes está determinado por la propia estructura del palacete, de techos altos y amplios ventanales, y unificados por la tarima de caoba del suelo. El toque cinefilo está presente en cada rincón y dominado por una magnífica colección de
carteles franceses, pintados a mano, de las décadas de los treinta a los cincuenta. La vivienda se distribuye en dos alturas: en la planta inferior se suceden el recibidor, salón, sala de billar, cocina, aseo y el dormitorio principal con su cuarto de baño; y la planta superior se destinó a otros tres dormitorios con sus respectivos cuartos de baño. El recibidor, en el que destaca una vidriera emplomada del siglo XVIII, se comunica, a la izquierda, con la sala de billar y, de frente, con el distribuidor que conduce, a su vez, al salón, la cocina, el aseo y al pasillo que finaliza en el dormitorio principal y en la escalera que lleva a la planta superior. El salón es muy luminoso gracias a un amplio ventanal en forma de arco y con vistas al jardín. Junto a éste se creó un rincón de lectura con una chai-se longue de La Continental y un mueble-bar y una librería de cerezo de La Oca. Frente a este ambiente y en el paso a la sala de billar se dispuso
el comedor de diario, con una mesa y sillería de cerezo, también de La Continental. Una chimenea de piedra del XVIII preside la zona de estar, decorada con dos sofás tapizados en azul marino en torno a una mesa de centro de mármol travertino y cristal. La sala de billar refleja la segunda gran afición del habitante de esta vivienda. La protagonista de la estancia es una mesa de billar americano, reproducción de un modelo antiguo realizada por Billares Vital, que cuando hay invitados se cubre con dos tableros de madera y hace las funciones de mesa de comedor. Pero es también aquí donde se exhibe la mayor parte de la colección de carteles cinematográficos franceses. El dormitorio principal, con una cama tapizada en verde y vestida con una colcha de Ralph Lauren, mantiene la misma tónica decorativa, basada en mobiliario y complementos de diseño. El cuarto de baño contiguo está dominado por la gama de los grises de las baldosas que recorren el suelo y las paredes. Finalmente, en la decoración de la cocina primaron criterios de funcionalidad. Está revestida con azulejos blancos de diseño antiguo y el mobiliario de madera, también en blanco, combina con la encimera de granito.

Decoracion interior

Dos terrazas convierten a esta vivienda, situada en el ático de un edificio madrileño, en un auténtico paraíso en la ciudad. Proyectada por el arquitecto José Luis Solans, la decoración interior hace gala de la fuerte personalidad que ha imprimido a todas las estancias el artista Iñigo Güell.

El arquitecto José Luis Solans se encargó del proyecto de unificación de estos dos áticos madrileños. En principio, eran dos casas independientes e idénticas que contaban, cada una, con 140 m2; gracias a una sencilla reforma, en la que se eliminó el tabique que separaba los salones, pasó a ser una sola vivienda. En la distribución actual se suceden el recibi-
dor, un salón, el comedor, una sala de estar, dos cocinas, un dormitorio con su vestidor, cuatro cuartos de baño, un despacho y un solo pasillo, ya que el otro se incorporó a la sala de estar, el dormitorio y el vestidor. La decoración interior se llevó a cabo bajo el asesoramiento del artista íñigo Güell; su intervención queda plasmada en unos ambientes elegantes, en los que se advierten cierto aire minimalista y un toque de sobriedad. Están dominados por los tonos cálidos, como el beige o el marfil, que se rompen visualmente por la presencia de colores agresivos como el rojo y el negro. Un factor determinante en cada una de las estancias es su gran luminosidad, proporcionada por amplios ventanales y las puertas acristaladas que se abren a las dos espléndidas terrazas que tiene la casa. El salón y el comedor se situaron en un amplio espacio con forma rectangular que está flanqueado por las dos terrazas, y que se comunica a su vez, gracias a un vano, con la sala de estar. El salón está compuesto por un único ambiente formado por un sofá tapizado en tono marfil, procedente de Casa & Jardín al igual que una pareja de butacas, una silla oriental de cuero rojo de Grupo 13 y una mesa de centro de hierro y cristal de Becara, que descansan sobre una alfombra americana de principios de siglo adquirida en Rica Basagoiti. Al lado del sofá, sobre el que cuelga una magnífica obra de Bonifacio, se colocó una escultura africana antigua. Un banco rústico y un óleo de Sebastian Nicolau completan la decoración. En la zona de paso al comedor, se creó un rincón de lectura, con dos bibliotecas de madera diseñadas por íñigo Güell y una butaca de cuero rojo iluminada por una lámpara de pie, ambas de Casa & Jardín. En el ala opuesta al salón, abierta a la otra terraza, se dispuso el comedor, cuya decoración, poco convencional, está determinada por una chimenea de hierro forjado pintado en negro, diseño de José Luis Solans, flanqueada por dos librerías de obra. Frente a ésta se situó una mesa de caoba rubia de Grupo 13, acompañada de una sillería art déco de madera de raíz con asiento tapizado con una tela de rayas, también de Grupo 13, a juego con los estores. La estancia donde más tiempo pasan los habitantes de esta vivienda es la que se destinó a sala de estar, que se encuentra a continuación del salón y que se comunica con
el pasillo que conduce al despacho y, a través de dos peldaños, al distribuidor que enlaza con una de las cocinas, dos cuartos de baño y el dormitorio. En la sala llama la atención del visitante un monitor de televisión colgado del techo que se proyecta en una pantalla colocada en una librería de obra. En torno a éste se dispusieron un sofá de terciopelo beige de Grupo 13, de donde procede igualmente la mesa de centro de madera y dos butacas de terciopelo negro, diseño del arquitecto. Junto al vano que se abre al salón, un escritorio chino antiguo de madera de ciprés y una silla oriental de Grupo 13 centran el rincón de trabajo. Toda la zona noble de la casa se encuentra visualmente unificada por la tarima de pino melis del suelo y el tono vainilla que se utilizó para pintar las paredes.

Decoracion con vidrio

En la onda del vidrio
De la colaboración de Ron Arad con la empresa Fiam, dedicada al vidrio, ha nacido la colección Cler. Se trata de un programa de contenedores que se pueden personalizar con nueve tipos de accesorios que se colocan entre las ondas de vidrio de los laterales, lo que hace de este mueble un elemento versátil adaptable a cualquier situación. Arad se muestra menos agresivo que de costumbre, aunque no traiciona su natural terror a las convenciones.

Decorarte

El trabajo de Moussa Sakho, artista senegalés que desde siempre se consagró a la resurrección de la materia usada, nos transmite con su obra actual la fuerza y el impacto que empiezan a tener la publicidad en la vida cotidiana africana. Con este motivo, gran parte de sus creaciones -muebles y objetos-, reflejan con humor la imaginación con que la necesidad de reciclar se aborda en el continente negro. Latas desechadas de refrescos y conservas que él recoge y convierte en relojes y sillones; amortiguadores de esas furgonetas car rapide repletas de gente que sirven de transporte común en su país y que, tapizados con una tela de saco de arroz, se tornan divertidos taburetes; ruedas neumáticas de un camión pintadas y claveteadas de matrículas en desuso que se vuelven mesas de centro… Objetos que una vez consumidos son despreciados y tirados al vertedero, de donde son rescatados por Sakho para dar vida a muebles y complementos ideales para una decoración sencilla y solidaria. Este artista, de padre lebou y madre soninke, nacido hace 47 años en la mítica isla de Coré, en el litoral atlántico de Senegal, acaba de pasar por nuestro país, donde ha expuesto sus trabajos en la galería Bassari de Madrid. Sus piezas, que se venden para toda Europa desde París, llaman la atención por la fuerza, el color y, naturalmente, por el desvío del uso primitivo de los materiales con que están realizadas. Latas de insecticida dan origen al espejo Yotox; tapas de latas de atún, tela de saco de arroz y un forro confeccionado a partir de hojas de periódicos y revistas conforman el baúl Migas de atún; el embalaje de un bote de cacao en polvo para el desayuno se transforma en el reloj Ricoré; la tapa de una caja de queso en porciones con un engranaje instalado en la estructura de un bote de zumo constituye el reloj Coeur de lion… Objetos salvados de una muerte segura que, gracias a lo que en África es un imperativo real, el reciclaje, provocan en casa una nueva atmósfera, de paz y refinamiento, de lujo inteligente y de sabiduría.