Entradas con la etiqueta ‘decorar casas’

Decorar ambientes

Se ha aprovechado la altura del segundo piso para instalar dos dormitorios dúplex, cada uno con su cuarto de baño. Así se ha pensado la distribución: sobre una plataforma se ha instalado la zona de dormitorio propiamente dicha, mientras que debajo de ella se han acomodado los cuartos ele baño y una práctica zona de estudio. Justo en el eje de esta plataforma encontramos un gran cuerpo de armarios. Como colores, amarillos y verdes aplicados a la cal; como materiales, suelos de pizarra, alfombras de lana, muebles modernos en madera y metal y apliques de fibra vegetal.

Decorar con muebles el estar

1. Jesús Cadarso distribuye esta lámpara de pie sustentada en cañas de bambú unidas en torno a un soporte de hierro. La pantalla es de papel de arroz y lleva un remate de bambú y cuerda; 153 €. aprox.
2. De La Murriña procede la butaca Party, producida por Grassoler, con estructura de madera y tapizado de terciopelo que imita la piel del guepardo; 405 €.
3. Cajas cilindricas de hilo natural tejido en forma de red; de 22 € a 31 €. según el tamaño, en La Continental.
4. F. Correa y L. Milá diseñaron para Santa & Colé la butaca Barceloneta en 1953, que ahora se presenta en esta versión que combina el ante y la loneta cruda con la estructura de madera de haya. Tiene unas medidas de 70 x 55 cm y cuesta 362 €. en La Continental.

Decorando la casa

El equipo de decoradoras formado por Malú Linares y Luisa Astrain llevó a cabo la reforma completa de esta vivienda, situada en un edificio de principios de siglo cercano al madrileño parque de El Retiro. La redistribución de las estancias y, sobre todo, la eliminación de tabiques fueron los objetivos principales que se impusieron. El resultado fue un entorno caracterizado por ambientes diáfanos en los que el color juega una importante baza. Así, para las paredes de los espacios comunes, como el recibidor, el pasillo y el salón-comedor, se eligió una mezcla de colores rosa y bermellón que logra un efecto original y añade calidez a las estancias. Este efecto compensa también la altura de los techos adornados en su contorno por molduras de escayola cuyos relieves se conservaron o se recuperaron copiando los originales. La elección de este color se debe, además, a la intención de la propietaria de la vivienda de ofrecer un marco muy personal a su particular colección de arte protagonizada por lienzos polícromos de Ignacio Llor, cuadros de trazos simbólicos de Ferrán García Sevilla o esculturas firmadas por Antonio Pérez Castro, aderezados por la nota racial que añade una bailaora de Eduardo Arroyo. En la reforma se respetaron también el antiguo suelo de madera de pino melis, los radiadores de hierro con relieves y las puertas de paso con cuarterones, en algunas ocasiones, de espejo. En cuanto a la distribución de la vivienda, ésta se articula a partir de un pasillo que, desde un amplío recibidor, se extiende hasta el comedor, dejando en uno de sus lados el acceso al único dormitorio del que goza la vivienda y que incorpora un cuarto de baño propio. Una vez traspasado el aseo de invitados, se accede al comedor que comparte espacio con el amplísimo salón, del que se separa tan sólo visualmente gracias a unos pilares pintados en el mismo tono de las paredes. En el comedor comparten espacio un mueble coreano, de 1880, que se empleaba para guardar quimonos y tibores, y una mesa de comedor art déco, adquirida en Antigüedades Siglo 20, con sillería tapizada con una tela en tonos crudos firmada por Manuel Cánovas que se adquirió en Casa & Jardín. El comedor comunica directamente con la cocina, que se amuebló jugando con el contraste del blanco de los muebles y los azulejos, y el acero inoxidable de los electrodomésticos y los accesorios procedentes de La Oca. En el salón, estancia en la que la luz penetra a raudales a través de tres grandes balcones, se crearon dos ambientes bien definidos. En torno a dos sofás tipo chéster situados uno frente al otro, se dispuso la zona de tertulia que se completa con dos chaises longues y una mesa de centro de madera de teca. En el lado opuesto se ubicó el área de lectura, con una librería de obra encastrada en la pared y pintada en el mismo tono rosa. Frente a ésta y sobre una espléndida alfombra de Miguel Stuyck, se colocaron dos butacas tapizadas con una tela de terciopelo de Designers Guild, adquirida en Usera Usera. En medio se colocó una mesa antigua procedente de Villa & Lar, bajo la que descansa un tibor de madera adquirido en un viaje a la India. Completa el espacio un buró de estilo Luis Felipe, que data de principios de siglo XIX, sobre el que destaca una escultura con forma de cohete, obra de Luis Pérez Calvo y procedente de la galería de arte Seiquer. En el dormitorio impera una atmósfera relajada, decorada a base de tonos crudos, con alfombras artesanales de nudo y cortinas de seda salvaje, y amueblada con piezas de origen indonesio. Para iluminar toda la casa se eligieron lámparas de diseño, procedentes de Luz & Espacio, que destacan frente a los complementos decorativos étnicos, fruto de diversos viajes por países lejanos.