Entradas con la etiqueta ‘interiores’

Redecorar casa

El proyecto de esta vivienda unifamiliar, ubicada en la zona de Bellaterra, en Barcelona, es obra del arquitecto Enric Miralles en colaboración con Carmen Pinos. Partiendo de una parcela, con una forma especialmente estrecha y alargada, se desarrolló la idea argumental: una «fachada en movimiento». Este hecho permitió solucionar los desniveles del terreno, además de ofrecer inmejorables vistas del jardín casi desde cualquier punto de la casa. Según la definición del arquitecto, esta vivienda es principalmente un muro formado de movimientos, donde el mobiliario busca su mejor emplazamiento dentro de las diferentes estancias. Asimismo esta estructura produce un hecho insólito y muy agradable: los grandes ventanales permiten la visión del exterior de la vivienda desde su interior, además de bañar de gran luminosidad todos los espacios. También es de destacar la sólida fusión entre la arquitectura contemporánea y una decoración sobria y elegante, dentro de la cual destacan algunas piezas de anticuario. La vivienda consta de dos plantas: en la baja y a pie de jardín, se situó el amplio salón con varios ambientes y, en la parte posterior, la cocina que también goza de vistas al exterior. En la planta superior se encuentran los dormitorios con sus respectivos cuartos de baño y una biblioteca con un pequeño despacho. Todas las estancias se caracterizan por una unidad armónica, obtenida mediante una reiteración de materiales y colores. El suelo de toda la casa se revistió con parqué de madera de haya y las paredes se pintaron en tono vainilla. En el espacioso salón, la distribución del mobiliario forma diferentes ambientes comunicados con el jardín. La zona de estar se articula en torno a una chimenea, rodeada de dos sofás y una butaca orejera que, junto a una lámpara de pie, conforma un plácido rincón de lectura. Frente a uno de los ventanales se situó una mesa de caoba inglesa de principios de siglo, con sillería de estilo inglés realizada por un artesano mallorquín. La escalera que conduce al piso superior discurre paralela a las ventanas formando un pasillo ascendente, pero la luz atraviesa unos vanos en su lateral inundando los espacios de gran claridad. Al final de la escalera se encuentra la biblioteca, con una gran estantería que cubre toda la pared. Los dormitorios mantienen la sobria elegancia común al resto de las estancias de la vivienda.

Decoracion de Apartamento

Después de meses de búsqueda, la actual propietaria descubrió este apartamento y decidió convertirlo en su refugio. La vivienda necesitaba una urgente reforma que fue proyectada por el arquitecto Enrique González Castejón y llevada a cabo por el estudio Decoinser. El principal propósito era reducir el número de habitaciones y conseguir espacios más amplios. Los 35 m2 con que se contaba y que se distribuían en tres dormitorios, salón, cuarto de baño y cocina, se transformaron en un solo dormitorio, salón, comedor, cocina y cuarto de baño. Para resolver el problema de falta de luz natural en la zona de dormir, se abrió un vano en forma de arco en el tabique que comunica con el salón. Durante la obra, se descubrieron las vigas de madera del techo y se dejaron a la vista en todas las estancias. De la decoración se encargó la propietaria, que se decidió por un estilo clásico en el que se unificara el colorido utilizando la gama de amarillos y burdeos. En el salón se dispusieron un sofá, diseño de Javier Porras, tapizado con una tela de Eres Decoración, a juego con dos pufs, y una mesa de centro de hierro y cristal procedente de El Rastro. Un escalón y un vano dividen este ambiente del comedor, compuesto por una mesa extensible vestida con una tela, también de Eres, y una sillería antigua de caoba que repite el modelo de cuadros del sofá. Este espacio está incorporado a la cocina y a su vez independizado por unos estores. Para la cocina, revestida con azulejos blancos rematados con una greca de frutas, en sintonía con las losetas beiges del suelo, los muebles se realizaron a medida. El arco que se abre al dormitorio se vistió con unas cortinas de doble tela que le proporcionan intimidad. El resto del tabique que lo separa del salón se aprovechó para hacer una librería de obra con baldas de madera en la que se exhibe una colección de fotografías del estudio de Tánago & Agustín. La habitación, presidida por una cama de marquetería estilo Carlos IV, se comunica con el cuarto de baño, empapelado con un modelo de Coordonné.

Decoracion con muebles

Buena compañía
Mastrangelo es una nueva compañía dedicada a la edición de muebles concentrándose en el diseño milanés. Milán es considerado como el centro del diseño mundial, que convierte a la ciudad en un foco de influencias y cruce de tendencias. Mastrangelo ha investigado en los orígenes y diversos períodos de la historia del diseño milanés desde el clasicismo de los más convencionales a las últimas y más innovadoras tendencias, pasando por muebles simbólicos para la ciudad como el asiento del teatro de la Scala. En la colección destacan varias piezas creadas por Alessandro Mendini para el Museo Bagatti Valsecchi (emblema de la firma), la Pinacoteca de Brera o la Galería Vittorio Emanuele. Además, hay piezas, entre otros de Gio Ponti, Mario Bellini, Achule Castiglioni, Cini Boeri, Anna Gili o Marco Zanuso, que aporta un espléndido sillón reclina-ble en madera de haya y cuero.

Decoracion del año 50

Los cincuenta magníficos
Las seríes de televisión, los anuncios publicitarios, los modistas más afamados, las estrellas de cine, los joyeros más chic, los creadores consagrados, los jóvenes diseñadores, los locales más extravagantes, las galerías y tiendas especializadas. En fin, todos aquellos sectores que nos hacen seguir a pies juntillas los dictados de la moda se han empeñado en revisar la estética de una década fascinante, seductora y un poco olvidada hasta ahora: los fantásticos años 50. Asistimos encantados a la reedición de muebles originales y a la aparición de nuevas interpretaciones donde la geometría, en su esencia más pura (esferas, triángulos, cubos, rombos…), impone sus formas, aliadas del metal (acero, aluminio y hierro pintado sobre todo en las estructuras tubulares de las patas) y de las tapicerías monocolores de piel o plástico en tonos no utilizados frecuentemente en decoración (turquesa, naranja, violeta, amarillo limón, morado, azulón). Algunos botones de muestra de esta fiebre cincuentera son los platos de cristal que combinan los binomios rojo/naranja y verde/azul, y la lámpara de sobremesa de globo de cristal azulón y base de acero (ambas piezas se pueden encontrar en Dom); el perchero de metal esmaltado con bolas doradas y la «redondita» silla tapizada con tela de rizo en amarillo limón (originales procedentes de Galuchat); las flores de plástico con tallo de metal (de Aldaba); y otras muchas piezas que les iremos mostrando.

Decoracion con muebles

Bigla es una empresa suiza que sorprendió en la última Feria de Milán con sus muebles, como el contenedor Acra, que combina metal en patas y tiradores, con madera de acabado natural y coloreada en rojo en los cajones.