Entradas con la etiqueta ‘redecora’

Redecorar casa

El proyecto de esta vivienda unifamiliar, ubicada en la zona de Bellaterra, en Barcelona, es obra del arquitecto Enric Miralles en colaboración con Carmen Pinos. Partiendo de una parcela, con una forma especialmente estrecha y alargada, se desarrolló la idea argumental: una «fachada en movimiento». Este hecho permitió solucionar los desniveles del terreno, además de ofrecer inmejorables vistas del jardín casi desde cualquier punto de la casa. Según la definición del arquitecto, esta vivienda es principalmente un muro formado de movimientos, donde el mobiliario busca su mejor emplazamiento dentro de las diferentes estancias. Asimismo esta estructura produce un hecho insólito y muy agradable: los grandes ventanales permiten la visión del exterior de la vivienda desde su interior, además de bañar de gran luminosidad todos los espacios. También es de destacar la sólida fusión entre la arquitectura contemporánea y una decoración sobria y elegante, dentro de la cual destacan algunas piezas de anticuario. La vivienda consta de dos plantas: en la baja y a pie de jardín, se situó el amplio salón con varios ambientes y, en la parte posterior, la cocina que también goza de vistas al exterior. En la planta superior se encuentran los dormitorios con sus respectivos cuartos de baño y una biblioteca con un pequeño despacho. Todas las estancias se caracterizan por una unidad armónica, obtenida mediante una reiteración de materiales y colores. El suelo de toda la casa se revistió con parqué de madera de haya y las paredes se pintaron en tono vainilla. En el espacioso salón, la distribución del mobiliario forma diferentes ambientes comunicados con el jardín. La zona de estar se articula en torno a una chimenea, rodeada de dos sofás y una butaca orejera que, junto a una lámpara de pie, conforma un plácido rincón de lectura. Frente a uno de los ventanales se situó una mesa de caoba inglesa de principios de siglo, con sillería de estilo inglés realizada por un artesano mallorquín. La escalera que conduce al piso superior discurre paralela a las ventanas formando un pasillo ascendente, pero la luz atraviesa unos vanos en su lateral inundando los espacios de gran claridad. Al final de la escalera se encuentra la biblioteca, con una gran estantería que cubre toda la pared. Los dormitorios mantienen la sobria elegancia común al resto de las estancias de la vivienda.