Entradas con la etiqueta ‘sofá’

Sofa

Sofá modelo Beta de la firma Cycsa. Estructura de madera, suspensión con muelles de acero, asinitos de espuma de poliuretano y pies de haya barnizada. Medidas: 210x90x95 cm.

Sofá

Sofá modelo Alex con estructura de pino y patas de madera de haya. Los almohadones son desenfundables mediante cremalleras. Es de la firma Tapigrup. Medidas: 200x95x90 cm.

Sofa en rafia

1. Sofá realizado en rafia en tono beige con almohadones de tela en el mismo color. Procede de Casa & Jardín, mide 1,80 m de largo y cuesta 1380 €.
2. Lámpara de pie de aluminio con pantalla cilindrica de fibra vegetal trenzada; 59 €. en La Continental.
3. Butaca de cuero trenzado y almohadón de loneta en crudo; 736 €. en Casa & Jardín.
4. Una maleta antigua de picnic realizada en mimbre con asa del mismo material, herrajes de latón y correajes de cuero hace las veces de mesita auxiliar. Procede de El Transformista y cuesta 110 €.

5. En MDM se puede encontrar esta butaca que combina la madera con acabado natural en la estructura y el cuero en los brazos y en los elementos que soportan el asiento y el respaldo móvil, de loneta de algodón. Para que la comodidad sea total se acompaña de un cojín tapizado en capitoné. Cuesta 438 €.

Sofas Greenwich

Greenwich se llaman el sofá y las butacas que Centro Studi ha creado para Matteograssi. Su diseño en haya y piel recuerda al de los años 50. Los distribuye en España Interior Design y cuestan 3011€ el sofá y 1721€ cada butaca.

Cómo elegir un sofá

Cómo elegir un sofá

Más allá de que nos guste, hay algunas pautas que debemos seguir para elegir un sofá que nos permita estar cómodos y disfrutarlo. Aquí les contamos qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un sofá nuevo.

• Relleno: Si un sofá es demasiado duro o demasiado blando hay que descartarlo, no sólo porque no son cómodos sino también porque su duración será probablemente inferior. Los materiales de relleno posible son variados:
• Pluma: es el material más recomendable, por su comodidad, pero… son también los más caros.
• Espuma: es el relleno más común y el más económico. En estos sofás la calidad se garantiza a través de la densidad, que debe rondar los 30 kilogramos en cada asiento y los 20 kilogramos en el respaldo.
• Goma espuma: el principal inconveniente de este material es su rigidez, además del calor que da en verano.
Estructura y resistencia. Un buen sofá debe tener una estructura consistente y la mejor manera de comprobarlo es levantándolo: si pesa mucho es porque está construido con madera maciza.
• Patas. Las patas atornilladas dan más problemas porque son más inseguras que las que están unidas directamente a la estructura.
• Correas. Las correas que se encuentran debajo de los asientos deben ser muy resistentes para que el confort de los asientos sea mayor.
• Armazón. Los dos materiales más usados para armazones son la madera y el metal. De ellos, el que ofrece más resistencia es la estructura metálica, y por eso es también la más cara.
• Tejido. En la elección de la tela que recubre el sofá, su capacidad de transpiración es determinante para que su resistencia sea mayor.
Forma. Un sofá que cuida la ergonomía -y no sólo la estética- permite la colocación idónea de la espalda, cadera y brazos:
• Espalda. El sofá debe ser duro, pero con la espalda blanda. Los ríñones deben quedar protegidos por el respaldo evitando que el cuerpo de deslice hacia abajo.
• Cadera. La cadera no debe quedar más baja de las rodillas porque a la larga resultará incómodo.
• Brazos. El brazo se debe apoyar en el apoyabrazos, que debe estar a la altura del codo, no más abajo.