Entradas con la etiqueta ‘sofá cama’

Sofa

Sofá modelo Beta de la firma Cycsa. Estructura de madera, suspensión con muelles de acero, asinitos de espuma de poliuretano y pies de haya barnizada. Medidas: 210x90x95 cm.

Sofá

Sofá modelo Alex con estructura de pino y patas de madera de haya. Los almohadones son desenfundables mediante cremalleras. Es de la firma Tapigrup. Medidas: 200x95x90 cm.

Cama

Cama modelo “Tappeto volante”. Diseño de Enzo Mari para Interflex (Distribuye Alberto Fernández).

Sillones y sillas de cuero

1. Anadia se llama este sillón que combina piel y acero; 626 €. en Mobisa. A su lado, procedentes de La Tienda de Reforma, jarrón sueco de cristal coloreado en gris, de los años 70, 214 €. ; y jarrón ruso de cristal de varios colores, de los años 60, 276 €.
2. De C&J2, dos versiones de la butaca Riaza, realizada en madera de haya y cuero. Cuestan 262 €. la grande y 195 €. la pequeña.
3. Baúl de cuero con asas del mismo material; 177 €. en La Continental.
4. Vela es el nombre de este sillón, diseño de Cario Bartoli, con estructura de madera de nogal macizo revestida de cuero; 883 €. en Retiro

Cómo elegir un sofá

Cómo elegir un sofá

Más allá de que nos guste, hay algunas pautas que debemos seguir para elegir un sofá que nos permita estar cómodos y disfrutarlo. Aquí les contamos qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un sofá nuevo.

• Relleno: Si un sofá es demasiado duro o demasiado blando hay que descartarlo, no sólo porque no son cómodos sino también porque su duración será probablemente inferior. Los materiales de relleno posible son variados:
• Pluma: es el material más recomendable, por su comodidad, pero… son también los más caros.
• Espuma: es el relleno más común y el más económico. En estos sofás la calidad se garantiza a través de la densidad, que debe rondar los 30 kilogramos en cada asiento y los 20 kilogramos en el respaldo.
• Goma espuma: el principal inconveniente de este material es su rigidez, además del calor que da en verano.
Estructura y resistencia. Un buen sofá debe tener una estructura consistente y la mejor manera de comprobarlo es levantándolo: si pesa mucho es porque está construido con madera maciza.
• Patas. Las patas atornilladas dan más problemas porque son más inseguras que las que están unidas directamente a la estructura.
• Correas. Las correas que se encuentran debajo de los asientos deben ser muy resistentes para que el confort de los asientos sea mayor.
• Armazón. Los dos materiales más usados para armazones son la madera y el metal. De ellos, el que ofrece más resistencia es la estructura metálica, y por eso es también la más cara.
• Tejido. En la elección de la tela que recubre el sofá, su capacidad de transpiración es determinante para que su resistencia sea mayor.
Forma. Un sofá que cuida la ergonomía -y no sólo la estética- permite la colocación idónea de la espalda, cadera y brazos:
• Espalda. El sofá debe ser duro, pero con la espalda blanda. Los ríñones deben quedar protegidos por el respaldo evitando que el cuerpo de deslice hacia abajo.
• Cadera. La cadera no debe quedar más baja de las rodillas porque a la larga resultará incómodo.
• Brazos. El brazo se debe apoyar en el apoyabrazos, que debe estar a la altura del codo, no más abajo.